Hay muchos pescados desconocidos para el público general y el pargo es uno de ellos. Desde el Restaurante GreenSuites Coffee te animamos a abrir tu mente, y tu paladar, a uno de los grandes desconocidos del mar y a disfrutar su exquisito sabor. Si además te animas a preparar alguna receta de pargo en casa, sigue leyendo hasta al final para conocer nuestras recomendaciones. ¿A qué esperas para sorprender a los tuyos y disfrutar en familia de una original cena?

El gran desconocido del mar, el pargo

El pargo pertenece a la familia de los espáridos, en la cual también se encuentran pescados como el besugo, la dorada, el dentón, el sargo o la urta. El pargo, que también es conocido como rubiel, mazote o bocinegro, es un pescado azul de agua salada. Morfológicamente es muy similar al besugo aunque su coloración es más rosada y no cuenta con una mancha negra, como ocurre en el caso del besugo.

Este desconocido pescado para el público general habita en el Océano Atlático y en el Mar
Cantábrico, en fondos de arena y piedras, concretamente, entre los 20 y 40 metros de profundidad. Se trata de un manjar que encierra sabores exquisitos, en gran parte por la alimentación que mantiene. Su dieta está básicamente centrada en otros crustáceos, como camarones, percebes o nécoras pequeñas, y esto es gracias a la fuerte dentadura que tiene.

Recetas con pargo

Generalmente el pargo es un pescado que pasa desapercibido ante nuestros ojos. No es común verlo en bares de tapas y solo algunos restaurantes lo mantienen en su carta. Sin ir más lejos, en el Restaurante GreenSuites Coffee te ofrecemos la posibilidad de probarlo, si no lo has hecho ya, o simplemente de disfrutar de su increíble sabor. Si, además, te apetece cocinar alguna receta con pargo porque eres un auténtico cocinitas, echa un vistazo a estas sencillas recetas.

Pargo con patatas y tomates

Una receta que nunca falla. El pargo sobre una cama de patatas y tomate mezcla la jugosidad de este pescado con el sabor del resto de ingredientes para crear un manjar exquisito que conquistará el paladar de los tuyos. Sigue leyendo para descubrir el paso a paso:

1) Cortamos un par de patatas en rodajas de un grosor medio y cocemos con laurel y dos
dientes de ajo
2) Las retiramos antes de que lleguen a estar en su punto y las colocamos sobre la bandeja
de horno
3) Sofreímos la cebolla previamente cortada en juliana hasta que quede transparente
4) Añadimos a la sartén el tomate sin piel y en dado y dejamos cociendo durante 10 minutos
5) Espolvoreamos al final de la cocción un poco de perejil picado
6) Añadimos las verduras cocidas con las patatas en la bandeja y horneamos durante 5 minutos
7) Vertemos un chorreón de aceite y colocamos la pieza del pargo encima de las verduras. Debe estar abierto con la piel hacia abajo para que su cocción sea la correcta y mantenga su
forma
8) Horneamos el pargo durante unos 5 minutos aproximadamente y ¡a disfrutar!

Pargo a la sal

Para cocinar el pargo a la sal, debe estar entero y fresco, así como conservar las escamas, para obtener un resultado espectacular. Los pasos de elaboración son los siguientes:

1) Agregamos una cama de sal gorda en el fondo de la bandeja de horno.
2) Colocamos la pieza del pargo, previamente limpiado, en la bandeja y lo cubrimos con sal.
3) Hacemos presión con las manos para compactar el pescado y la sal.
4) Añadimos algunas gotas de agua por encima para ofrecer humedad a la sal.
5) Horneamos el pescado a 210º durante unos 40 minutos aproximadamente.
6) Sacamos la bandeja del horno con cuidado y dejamos reposar unos 5 minutos.
7) Servimos golpeando la sal con una cuchara para romper la costra.
8) Apartamos las espinas con un tenedor y cuchara y ¡a disfrutar!

Si quieres acompañar este pescado con un complemento, puedes añadir un toque de mahonesa o salsa tártara al plato y disfrutar de la deliciosa combinación que hacen con el pargo. ¿Te animas a probarlo?